Pisos ruinosos para más de 8000 ancianos catalanes.
Fecha miércoles, 28 de septiembre de 2005
Tema Informes inmobiliarios


Envejecimiento y viviendaLa Obra Social de La Caixa ha dado un premio al estudio “Envejecimiento y vivienda”, elaborado por el arquitecto Jordi Bosch, donde se describe el problema de las personas mayores que viven en pisos antiguos, poco accesibles. En este colectivo cada vez hay más mujeres y de mayor edad, quizá por eso en Cádiz han llamado al acoso que sufren como “asustaviejas”.

Según el estudio, estos pisos se encuentran en el centro histórico de las ciudades, especialmente en Barcelona, debido a su densidad demográfica, concretamente en Ciutat Vella y L’eixample. Concretamente, más de 8.000 ancianos catalanes residen en viviendas consideradas ruinosas por el censo de 2001, unos 6.000 sin agua corriente y cerca de 16.000 sin lavabo.

673.000 mayores de 65 años viven en pisos sin ascensor, acusándose los problemas de accesibilidad y 31.000 ancianos están en riesgo de desahucio por no poder pagar el alquiler.

El 85% de los ancianos son propietarios de su vivienda, el otro 15% vive de alquiler, uno de los problemas graves, que se complica con el acoso inmobiliario que sufren.

El porcentaje de alquileres de renta antigua sometidos a prórroga forzosa, es decir, el régimen de alquiler indefinido con actualizaciones muy bajas, es más alto entre los ancianos. En estos casos el propietario de la vivienda debido a los bajos ingresos que recibe de alquiler, pierde interés en la rehabilitación de los pisos con lo que esta situación puede llevar al mobbing inmobiliario en el que se persigue la degradación del edificio para obligar a abandonarlo.

El estudio propone diversas líneas de actuación para hacer frente al problema de vivienda. Entre las propuestas formuladas están, entre otras, crear un parque de viviendas tuteladas (para casos extremos como desahucio, ruina, imposibilidad de adecuar el piso); ayudar a mejorar el estado de conservación y de accesibilidad de los edificios donde vive gente mayor (especialmente para la instalación de ascensores), eliminar el acoso inmobiliario y mejorar la financiación disponible para la gente mayor, además de crear una línea de ayuda económica directa para quienes tienen problemas para el pago del alquiler.



Más información





Este artículo proviene de La Inmobiliaria
http://www.lainmobiliaria.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.lainmobiliaria.org/noticia238.html