Desaceleración inmobiliaria.
Fecha domingo, 27 de junio de 2004
Tema Actualidad inmobiliaria


informe de situación inmobiliariaEl informe de situación inmobiliaria del BBVA correspondiente al mes de julio revela que el precio de la vivienda en España aumentará entre un 10% y un 12% en 2004, lo que representa una desaceleración de hasta siete puntos con respecto al incremento del 17% registrado en 2003.

La moderación de precios se enmarca en un contexto de suave ralentización de las ventas y de construcción de nuevas viviendas. Para el conjunto de 2004, el BBVA prevé un descenso del entorno del 4,5% del número de viviendas vendidas, "aunque se mantendrán unos ritmos de ventas ligeramente por debajo del millón de viviendas", número superior a la media de los diez últimos años. "Un aumento de medio punto en los tipos de interés pudiera reducir en algo más del 4,5% el número de transacciones de vivienda", apunta el informe.

El BBVA considera que la moderación de precios se prolongará también a 2005, "y llevará a los precios inmobiliarios a evolucionar a tasas similares o ligeramente superiores a los de la inflación a finales de año". El previsible aumento en los tipos de interés hipotecarios conducirá el próximo año "a una ligera reducción del número de viviendas demandadas" y, por lo tanto, a una reducción de las ventas.

Asimismo, las previsiones de la entidad apuntan a una reducción del entorno del 15% en el número de nuevas viviendas que se van a iniciar, que pudiera situarse en el entorno de las 585.000 unidades en el conjunto de 2004. "Se detectan los primeros indicios que apuntan a una pérdida de intensidad de la demanda a lo largo del año y a un alargamiento de los plazos de venta en un entorno de precios que avanzarán a menores tasas", afirma.

Tras el aumento del 17% en el precio en el primer trimestre de 2004, la compra de la vivienda suponía destinar algo más del 40% del salario mensual al pago de las cuotas, porcentaje que se reduce hasta el 28% de la retribución bruta familiar cuando se consideran los ingresos ponderados.

Por otra parte, el banco advierte de que si a lo largo de este año los incrementos de precios se moderan hasta tasas del 10% y los tipos de interés se mantienen en niveles actuales, "el esfuerzo para el acceso a una vivienda aumentará ligeramente hasta finalizar el año en un ratio del entorno del 46% para una renta salarial, que se reduciría hasta el 30% al considerar los ingresos ponderados".

El BBVA aboga por la existencia de una oferta de viviendas en alquiler "suficientemente amplia", lo que, según la entidad, facilitaría una mayor movilidad geográfica que redundaría en beneficio del empleo; permitiría el acceso temporal a una vivienda de los colectivos más desfavorecidos, y, por último, se requerirían menos recursos públicos para la política de vivienda, especialmente para atender a los colectivos con menores ingresos.







Este artículo proviene de La Inmobiliaria
http://www.lainmobiliaria.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.lainmobiliaria.org/noticia60.html