La comisión de apertura de los préstamos hipotecarios.
Fecha lunes, 01 de noviembre de 2004
Tema Hipotecas


Comisión de apertura de las hipotecasEl tratamiento contable que bancos y cajas tendrán que dar a las comisiones de apertura de las hipotecas cuando entren en vigor las nuevas normas contables internacionales (NIC) puede reducir la cuenta de resultados de las entidades de crédito. La comisión de apertura, que viene a representar en torno a un 0,7% del importe total del préstamo, es ahora ingresada directamente a la cuenta de explotación en el momento de la firma del crédito, por lo que reportan beneficios inmediatos.

Con la aplicación de las NIC, las entidades de crédito se verán obligadas a periodificar los ingresos a lo largo de toda la vida del crédito. Sin duda, la nueva normativa contable restará incentivos para financiar viviendas pues afectará de forma muy negativa a los resultados de bancos y cajas, que hoy por hoy constituyen uno de los capítulos importantes de su cuenta de explotación. Aunque en principio no afecta al bolsillo de los que suscriben una hipoteca ya sabemos todos que los resultados de los bancos y cajas rara vez no se ven incrementados un ejercicio tras otro.

Según cálculos realizados, la banca dejará de contabilizar, cada año, 125 millones de euros en comisiones de hipotecas cuando entren en vigor las nuevas normas contables internacionales (NIC).

Ciertas fuentes coinciden en afirmar que el gran boom del crédito hipotecario, se debe en gran parte al negocio que representan las comisiones de apertura. "Sin ellas, las hipotecas ya no serán tan atractivas", señalan. Si se tiene en cuenta que la producción nueva de préstamos hipotecarios rondó en el 2003 los 20.000 millones de euros, con una comisión media del 0,7%, la cifra ingresada por este concepto se aproxima a los 140 millones de euros.

Además, las nuevas normas contables tendrán un segundo efecto negativo, puesto que obligarán a las entidades a deshacer el apunte contable de todas las comisiones cobradas en la apertura de los préstamos vivos de sus carteras hipotecarias. A 30 de junio pasado, el saldo de hipotecas vivas de cajas y bancos ascendía a 444.000 millones de euros (unos 74 billones de las antiguas pesetas, esto es, casi la mitad del PIB español), de los que 258.000 están afectados a la compra de viviendas.







Este artículo proviene de La Inmobiliaria
http://www.lainmobiliaria.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.lainmobiliaria.org/noticia98.html